#
estás leyendo...
Opinión, Opinión

Partidos, interés por todo menos por la sociedad

Es curioso cómo la preocupación por los problemas sociales que aquejan a México de pronto disminuye, tanto en políticos como en ciudadanos, y se vuelve una situación política sin más acción que espetar frustraciones por la pérdida de beneficios o prebendas de partido, en cualquiera de estos institutos.

En la teoría política se ha sugerido una división entre las corrientes ideológicas que siguen los partidos políticos, asumiendo así a éstos como “de izquierda” o “de derecha”; es decir, contra el poder oficial o a su lado; también pueden caracterizarse como aquellos que representan a las clases populares y sus derechos o los que finalmente atienden a ciertos sectores de mayor poder político e intereses de industriales, banqueros o extranjeros. Lo cierto es que todos llevan intereses más particulares que sociales en sus objetivos, aunque digan lo contrario.

Por eso es de llamar la atención cómo de pronto escribidores y opinadores de uno u otro color partidista se pegan unos a otros sin hacer un serio y verdadero análisis imparcial a favor del ciudadano.

Se entiende que todos estos organismos, sin excepción alguna, han mostrado total desinterés por el bien ciudadano pues, claro está, lo más importante para ellos es la posición suprema que se pueda alcanzar, al menos la más alta que el pueblo les “conceda”.

A través del tiempo han sido muchas críticas las que surgen alrededor del papel que desempeñó el PRI en la historia de la nación. Sin embargo, debe reconocerse que hubo una línea muy marcada de ejercicio del poder que pretendió siempre el desarrollo y crecimiento económico, enfrentándose en diversos momentos a situaciones económicas y políticas adversas en el entorno internacional.

Pese a ello, puede decirse que sus logros más importantes fueron haber dado a la nación un cuerpo integrado de normas jurídicas, en las que los derechos de los ciudadanos han sido plasmado en la ley suprema, la Constitución, y dar la oportunidad para construir un clima político que poco a poco se ha ido acercando al camino democrático, puesto que pueden incluirse movimientos tan importantes como el obrero, la reforma agraria, la libre empresa, que son punto de partida para el desarrollo posterior de instituciones públicas y privadas que representan actualmente la dinámica del país y sus relaciones con el exterior.

En cuanto al Partido Acción Nacional, poco que decir respecto a su creación, como contrapeso al Revolucionario Institucional; son los dos que por muchos años fueron los fuertes y únicos en el panorama de opciones para el ciudadano. Y ya saben, ambos se pegaron con fuerza cuanto quisieron.

En sus dos oportunidades de hacer los cambios que tanto cacareó el blanquiazul perdió totalmente el piso y no pudo convencer a los ciudadanos.

Del PRD, se conoce su historia y la actual división que hay en ese partido.

¿Ha visto usted la lucha libre? Muchos creen que los golpes no son tales y que convencen con su actuación teatral, mas no real. Bueno, en algunas ocasiones es así, mas no siempre. Algo así creo que es con los partidos, por momentos juegan a hacer que hacen algo, pero no son más que amagos “deportivos” que no benefician en nada a nadie, sólo a quienes hacen la finta.

¿Y el autoanálisis y la aceptación de errores? No, nunca lo espere, es la historia que aún hoy día se repite. ¿No cree?

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: