#
estás leyendo...
Internacional, Noticias, Opinión

Cadena perpetua más mil años

ArielCastro

Ariel Castro al escuchar la sentencia de cadena perpetua más mil años en prisión que un juez federal le impuso hoy (AP)

En una increíble decisión de un juez, el secuestrador de Cleveland, Ariel Castro, fue sentenciado hoy jueves a más de mil años de cárcel sin derecho a libertad bajo palabra, concluyendo así uno de los casos de desaparición más sonados de los últimos años.

El denominado Secuestro de Cleveland fue un acto delictivo que tuvo lugar en Cleveland, Ohio, entre 2002 y 2013. Georgina “Gina” DeJesus, Amanda Berry y Michelle Knight permanecieron entre nueve y 11 años secuestradas, siendo liberadas en mayo de 2013.

Knight desapareció en 2002 a los 21 años; Berry en 2003, a los 16 años, y DeJesus en 2004, a los 14. Durante el cautiverio, las mujeres tuvieron embarazos múltiples, por lo menos un hijo nacido vivo (la hija de Berry), y múltiples abortos espontáneos. Las mujeres fueron en ocasiones atadas con cadenas y cuerdas.

El 6 de mayo de 2013, las tres mujeres fueron rescatadas cuando Berry escapó y llamó a la policía. Fueron encontradas en una casa propiedad de Ariel Castro. Una niña de seis años de edad, hija de Berry, nacida en cautiverio, fue también rescatada.

Ariel Castro fue detenido el 6 de mayo de 2013, poco después de que fuesen puestas en libertad las mujeres. El 8 de mayo, Castro fue acusado de cuatro cargos de secuestro y tres de violación. El incidente estuvo en la primera página de noticias de cobertura en todo el mundo.

Hoy, la corte lo declaró culpable de 937 cargos, de los cuales el propio Ariel Castro intentó negar, alegando que antes aceptó su culpabillidad para no angustiar más a las víctimas. Sin embargo, por increíble que parezca, el sentenciado se dijo inocente e incluso intentó alegar a su favor que como chofer de un camión escolar siempre cumplió e incluso más allá de sus obligaciones, argumento que por supuesto el juez no aceptó ni afectó finalmente la sentencia.

Hoy, previo a los últimos alegatos y la sentencia, una de las tres secuestradas, Michelle Knight, de 32 años, estuvo presente y encaró a su victimario, a quien le dijo: “Enfrentarás el infierno por la eternidad”.

Las jóvenes secuestradas mantuvieron diarios sobre los abusos que recibieron de su secuestrador, parte de los cuales salieron a relucir de nuevo en la Corte. Ahora, Castro enfrenta cadena perpetua y más de mil años de cárcel.

En todos los medios de comunicación se relatan en detalle los continuos abusos sexuales a las que fueron sometidas las mujeres, cómo fueron encadenadas por los tobillos y cómo se vieron obligadas a utilizar bolsas de plástico para hacer sus necesidades.

También cuentan que fueron tratadas como “prisioneras de guerra”, pues Castro las castigaba en habitaciones a oscuras, sólo las alimentaba una vez al día o las llevaba al sótano para que sufrieran el frío, o bien las trasladaba al ático para que aguantaran el calor.

Las otras dos secuestradas, Amanda Berry y Gina DeJesus, no quisieron estar presentes en la audiencia, aunque estuvieron sus representantes legales.

Con esto se termina uno de los casos más horrorosos en la historia de la criminalidad en Estados Unidos, con el autor de los secuestros más largos de todos los tiempos, autodeclarado enfermo sexual y simplemente inhumano Ariel Castro.

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: