#
estás leyendo...
JMJ 2013, Noticias, Religión

Francisco convoca a una “revolución de la fe”

25 de julio de 2013•19:07. http://noticias.terra.com.mx/

Rio de Janeiro, Brasil.- Un mar de banderas cubrió la playa de Copacabana este jueves (25) para el primer encuentro oficial del papa Francisco con 1,5 millones de fieles, según la organización. La fiesta de acogida de los jóvenes fue el momento más esperado por todos los peregrinos que viajaron a Río de Janeiro. En el encuentro, el pontífice llamó a una “revolución de la fe” y una vez más advirtió a los jóvenes sobre la tentación del dinero y del poder.

El Papa Francisco en Aparecida

El papa Francisco ante la imagen de la virgen Aparecida, a quien consagró su viaje a Brasil y la Jornada Mundial de la Juventud 2013

“Tenemos la tentación de ponernos en el centro, de creer que nosotros solos construimos nuestra vida, o que es el tener, el dinero, el poder lo que da la felicidad”, dijo el papa “Pero no es así. El tener, el dinero, el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, pero al final nos dominan y nos llevan querer a tener cada vez más, a no estar nunca satisfechos”, añadió.

Le dio la bienvenida a Francisco el arzobispo de Río de Janeiro, Orani Tempesta, quien subrayó que la presencia de Francisco fortalece a los jóvenes, muchos de ellos entristecidos “en un mundo de consumismo, egoísmo, desigualdades y falsas alegrías”. El papa fue recibido con una música de acogida y una mezcla de ritmos brasileños de autores famosos, como Roberto Carlos, Gilberto Gil, Tom Jobim y Herivelto Martins.

“Veo en ustedes la belleza del rostro joven de Cristo, y mi corazón se llena de alegría. Recuerdo la primera Jornada Mundial de la Juventud a nivel internacional. Se celebró en 1987 en mi ciudad de Buenos Aires. Guardo vivas en la memoria estas palabras de Juan Pablo II a los jóvenes: ‘¡Tengo tanta esperanza en vosotros!’ Espero sobre todo que renovéis vuestra fidelidad a Jesucristo y a su cruz redentora”, dijo el papa, que también pidió al inicio de su saludo un minuto de silencio para la francesa Sophie Morinière, de 21 años, originaria de París y que viajaba a Rio en autobús junto a otros peregrinos de la JMJ. La joven falleció en un accidente de tránsito en la Guayana Francesa y otros cinco peregrinos resultaron heridos.

Francisco señaló que la JMJ vuelve por segunda vez a América Latina, recordó que la convocó Benedicto XVI, al que envió un saludo en medio de un fuerte aplauso y los gritos de Benedicto, Benedicto.

El papa escuchó junto a los jóvenes la lectura del Evangelio y dio su receta para vivir una vida mejor: “Si queremos que la vida tenga sentido y plenitud, como lo desean y merecen, pongan fe que la vida tendrá un nuevo sabor”.

En su trayecto hasta el altar instalado entre las playas de Leme y Copacabana, donde celebrará la vigilia y la misa de cierre durante el fin de semana, Francisco no se limitó a besar e impartir bendiciones a los niños, pese a que acercarse a los pequeños se ha convertido en una práctica usual del sumo pontífice.

Durante el recorrido, un fiel le regaló un mate a Jorge Mario Bergoglio y el papa tomó la bebida típica del sur del continente latinoamericano hasta el fin del camino. Antes, el papa ya había intercambiado el solideo (casquete de seda que lleva en la cabeza) con otro peregrino. Francisco cogió la prenda que le tiró el fiel, se sacó la suya de la cabeza y se la dio un guardia para que la entregara a quien la había tirado.

“Amigos queridos, la fe es revolucionaria. Yo te pregunto a vos, hoy: ¿estás dispuesto, estás dispuesta, a entrar en esta onda de la revolución de la fe?”, preguntó el papa en español ante un mar de gente que desafió la lluvia y el frío para escucharle. “Siempre oí decir que a los cariocas no les gusta el frío y la lluvia, pero la fe de ustedes es más fuerte que el frío y la lluvia. Los felicito”, dijo Francisco.

La ceremonia terminó con el coro de monjes benedictinos cantando el Padrenuestro en canto gregoriano.

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: