#
estás leyendo...
Familia, Niños

Cuando se quiere… todo se puede

Definitivamente, con el paso del tiempo (y la edad) las cosas se hacen más y más pesadas, y si uno no tiene la disciplina suficiente para hacer lo que se debe con constancia (y me pongo en primer lugar como ejemplo), pues todo se hace más difícil.

Hace un par de años inicié un proyecto personal de podcasts con mi opinión sobre todo tipo de temas, servidos en internet para quien quisiera escucharlo. No sé si fue el temor, el desconocimiento de si era escuchado o, en un caso extremo, el terror a la crítica dura, pero simplemente de pronto dejé, sin medir la profundidad de lo que hacía, de producir los “programas”.

Por eso me ha gustado la idea que un grupo de jovencitas, entre las que cuento a mi hija (hablo enchumbado como los pavos en el gallinero), ha tenido y, sin miedo, ha puesto en marcha en una serie de podcasts que sin ninguna clase de rubor llamó “Crazy Music” y que hasta la fecha ha perdurado, a pesar de las penurias de la adolescencia y las obligaciones de la escuela y personales. Un asunto de disciplina bien llevado hasta ahora.

A veces a los padres nos hace bien ver, admirar y sorprenderno como cuando eramos niños de la fuerza y vitalidad de los hijos a la hora de emprender sin miedo todo tipo de proyectos, sobre todo los que los entusiasman y quieren.

En alguno de los momentos en que de pronto me ha entrado la flojera, lo he de reconocer, pecado mío, para la edición de sus programas, la frase que mi hija emplea me hace pensar en que ya debería salir de la modorra en que mi vida entró y despertar: “Papá, cuando se quiere todo se puede…”.

Y es cierto; quizás sea necesario reactivar eso que se quiere para que se pueda, sin problemas, hacer todo.

Buena reflexión y, para muestra de lo que este grupo de chicas hace, pongo el “programa de radio” de las “crazymusiqueras” que han denominado: “Pitch Perfect y su música a capella”:

Anuncios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: